- PROGRAMAS INFORMATIZADOS DE ESTIMULACIÓN NEUROCOGNITIVA -

PARA EL TRATAMIENTO DEL "DÉFICIT ATENCIONAL" CON O SIN HIPERACTIVIDAD, "DISLEXIA", TRASTORNO LECTOR, DIFICULTADES DE MEMORIA Y CONCENTRACIÓN, DESARROLLO DEL LENGUAJE/PENSAMIENTO Y ALFABETIZACIÓN EN NIÑOS Y ADOLESCENTES.

PROGRAMAS INFORMATIZADOS DE ESTIMULACIÓN NEUROCOGNITIVA
Los programas informatizados de estimulación neurocognitiva han sido diseñados especialmente para activar las áreas corticales que intervienen en el aprendizaje, es decir, estimular las funciones cognitivas que no se han desarrollado adecuadamente tanto en niños como en jóvenes. En ellos se manifiestan déficits en la atención, concentración, memoria, habilidades de razonamiento, flexibilidad cognitiva, resolución de problemas, función nominativa del lenguaje, conciencia fonológica, comprensión de textos, control de la conducta o en las funciones ejecutivas fundamentales para el desarrollo de la actividad cognitiva de alto nivel (metacognición). La estimulación de las distintas habilidades cognitivas con técnicas informatizadas de última generación, permite el desarrollo de las funciones cognitivas gracias a la increíble plasticidad cerebral de los niños y jóvenes.

La alteración de los procesos involucrados en el aprendizaje pueden deberse a un déficit en su funcionamiento, a un retraso en su desarrollo madurativo o a una inadecuada estimulación familiar o escolar (aunque sabemos que niños muy estimulados también pueden presentarlos).

Hoy la neuropsicología del aprendizaje nos brinda la posibilidad de contar con un diagnóstico puntual y objetivo de los trastornos del aprendizaje, incluso de la dislexia y el ADHD, así como también de su recuperación o eventual compensación gracias a los importantes estudios sobre el desarrollo del cerebro y al avance de la tecnología que posibilitaron el diseño de programas informatizados de tratamiento neurocognitivo.

Los programas de estimulación de funciones cognitivas están compuestos por ejercicios de alta tasa de respuesta, con niveles de tiempo de utilización y distintos grados de dificultad creciente. De acuerdo a los déficits hallados en el diagnóstico neuropsicológico, se diseña el programa informatizado adecuado que permitirá, a través de la práctica continua y sostenida, lograr la reorganización funcional de las habilidades cognitivas optimizando su funcionamiento y la posterior consolidación, necesaria ésta para estabilizar las modificaciones alcanzadas.
 
Investigaciones científicas en el exterior (USA, Reino Unido, Alemania), en nuestro país (Fundación Latinoamericana Trastornos del Desarrollo y el Aprendizaje, pionera en neuropsicología del aprendizaje) y nuestra amplia evidencia empírica en la clínica neuropsicológica, han demostrado reiteradamente que estas habilidades cognitivas pueden desarrollarse con el ejercicio y la práctica bajo la supervisión del profesional especializado. Su entrenamiento con los programas de estimulación funcional permitirá el logro de nuevas conexiones corticales en las áreas afectadas y el fortalecimiento de las ya existentes, es decir, la modificación de las zonas disfuncionales logrando un procesamiento “normal” de la información en las áreas que se presentaban alteradas y su consolidación en la última etapa del tratamiento.

La increíble plasticidad del cerebro en desarrollo del niño y adolescente (su capacidad de modificación) garantiza el tratamiento neuropsicológico
, que se ve favorecido ampliamente por los programas computarizados, los cuales ejercen una motivación especial en el trabajo del paciente y posibilitan la recuperación o eventual compensación del déficit en tiempos reales.
 
La evaluación del tratamiento se realiza periódicamente con retests para comprobar las modificaciones logradas durante el mismo. Este seguimiento regular del trabajo del paciente permite corroborar en forma objetiva el desarrollo cortical que se logra en las distintas etapas del tratamiento y estipular puntualmente los tiempos para la consolidación de dichas modificaciones y el fin del tratamiento.
 

 

Consultar
Imprimir
Susana De León - Neuropsicología cognitiva
PROGRAMAS INFORMATIZADOS DE ESTIMULACIÓN NEUROCOGNITIVA

PARA EL TRATAMIENTO DEL "DÉFICIT ATENCIONAL" CON O SIN HIPERACTIVIDAD, "DISLEXIA", TRASTORNO LECTOR, DIFICULTADES DE MEMORIA Y CONCENTRACIÓN, DESARROLLO DEL LENGUAJE/PENSAMIENTO Y ALFABETIZACIÓN EN NIÑOS Y ADOLESCENTES.
PROGRAMAS INFORMATIZADOS DE ESTIMULACIÓN NEUROCOGNITIVA
Los programas informatizados de estimulación neurocognitiva han sido diseñados especialmente para activar las áreas corticales que intervienen en el aprendizaje, es decir, estimular las funciones cognitivas que no se han desarrollado adecuadamente tanto en niños como en jóvenes. En ellos se manifiestan déficits en la atención, concentración, memoria, habilidades de razonamiento, flexibilidad cognitiva, resolución de problemas, función nominativa del lenguaje, conciencia fonológica, comprensión de textos, control de la conducta o en las funciones ejecutivas fundamentales para el desarrollo de la actividad cognitiva de alto nivel (metacognición). La estimulación de las distintas habilidades cognitivas con técnicas informatizadas de última generación, permite el desarrollo de las funciones cognitivas gracias a la increíble plasticidad cerebral de los niños y jóvenes.

La alteración de los procesos involucrados en el aprendizaje pueden deberse a un déficit en su funcionamiento, a un retraso en su desarrollo madurativo o a una inadecuada estimulación familiar o escolar (aunque sabemos que niños muy estimulados también pueden presentarlos).

Hoy la neuropsicología del aprendizaje nos brinda la posibilidad de contar con un diagnóstico puntual y objetivo de los trastornos del aprendizaje, incluso de la dislexia y el ADHD, así como también de su recuperación o eventual compensación gracias a los importantes estudios sobre el desarrollo del cerebro y al avance de la tecnología que posibilitaron el diseño de programas informatizados de tratamiento neurocognitivo.

Los programas de estimulación de funciones cognitivas están compuestos por ejercicios de alta tasa de respuesta, con niveles de tiempo de utilización y distintos grados de dificultad creciente. De acuerdo a los déficits hallados en el diagnóstico neuropsicológico, se diseña el programa informatizado adecuado que permitirá, a través de la práctica continua y sostenida, lograr la reorganización funcional de las habilidades cognitivas optimizando su funcionamiento y la posterior consolidación, necesaria ésta para estabilizar las modificaciones alcanzadas.
 
Investigaciones científicas en el exterior (USA, Reino Unido, Alemania), en nuestro país (Fundación Latinoamericana Trastornos del Desarrollo y el Aprendizaje, pionera en neuropsicología del aprendizaje) y nuestra amplia evidencia empírica en la clínica neuropsicológica, han demostrado reiteradamente que estas habilidades cognitivas pueden desarrollarse con el ejercicio y la práctica bajo la supervisión del profesional especializado. Su entrenamiento con los programas de estimulación funcional permitirá el logro de nuevas conexiones corticales en las áreas afectadas y el fortalecimiento de las ya existentes, es decir, la modificación de las zonas disfuncionales logrando un procesamiento “normal” de la información en las áreas que se presentaban alteradas y su consolidación en la última etapa del tratamiento.

La increíble plasticidad del cerebro en desarrollo del niño y adolescente (su capacidad de modificación) garantiza el tratamiento neuropsicológico
, que se ve favorecido ampliamente por los programas computarizados, los cuales ejercen una motivación especial en el trabajo del paciente y posibilitan la recuperación o eventual compensación del déficit en tiempos reales.
 
La evaluación del tratamiento se realiza periódicamente con retests para comprobar las modificaciones logradas durante el mismo. Este seguimiento regular del trabajo del paciente permite corroborar en forma objetiva el desarrollo cortical que se logra en las distintas etapas del tratamiento y estipular puntualmente los tiempos para la consolidación de dichas modificaciones y el fin del tratamiento.