- LA DÉCADA DEL CEREBRO: NEUROPSICOLOGÍA COGNITIVA -

EN PAÍSES DESARROLLADOS LOS ÚLTIMOS DIEZ AÑOS FUERON CONSIDERADOS LA “DÉCADA DEL CEREBRO”, QUE SE ESTÁ HABLANDO DE QUE ES SÓLO EL COMIENZO DE LO QUE SERÁ EL “SIGLO DEL CEREBRO”.

LA DÉCADA DEL CEREBRO: NEUROPSICOLOGÍA COGNITIVA
Esta década toma este nombre porque han sido tantos los descubrimientos y avances que se dieron en las neurociencias, que ha superado enormemente a todos los de años anteriores.

La gran dimensión que ha tomado esta década se debe sobre todo a la evolución de la tecnología, ya que con la aparición de nuevas tecnologías de última generación es posible escanear el cerebro viviente, lo que nos permite observar en una pantalla todo lo que ocurre con él. Podemos ver cuáles son las zonas que se activan cuando un niño o adolescente está leyendo o realizando un cálculo aritmético y es a partir de esto como se ha descubierto una relación entre la conducta y las zonas cerebrales. Esta relación cerebro-conducta, es la que llevada al campo de la educación nos sirve de base y marco conceptual para poder conocer a través de las distintas conductas que se ponen de manifiesto, cuáles son las zonas funcionales que se están activando o no y así poder dar cuenta de los procesos que se encuentran alterados y que no pueden desarrollarse normalmente para poder realizar las conductas para las que están preparados.
 
 

Cuando hablamos de Neuropsicología nos estamos refiriendo a dos ciencias fuertes, por un lado la Neurología, que es la ciencia que estudia el funcionamiento cerebral en líneas generales y por otro lado la Psicología, que se dedica al estudio de las conductas. En este caso nos centramos particularmente en la Psicología cognitiva, es decir, aquella que se dedica al estudio de la relación entre el cerebro y las conductas cognitivas que están determinadas por procesos psicológicos superiores y que se relacionan directamente con el aprendizaje, tales como la percepción, atención, memoria, lenguaje, pensamiento, lectura, escritura, comprensión y concentración.

En los últimos años se ha descubierto que la plasticidad del cerebro es mucho mayor de lo que se creía. Si bien la capacidad de modificación del cerebro respecto a la creación de un mayor número de conexiones o al crecimiento de las dendritas es posible durante toda su vida a través de la estimulación del medio y fundamentalmente del aprendizaje, hay una etapa crucial de superproducción neuronal que se da durante la infancia. Los niños aprenden a hablar, leer, escribir, jugar y compartir; pero este desarrollo no es uniforme, es decir, igual en todos los niños, ya que incluso cuando éstos son gemelos cada uno va a desarrollar su cerebro de acuerdo a la estimulación que reciba y a aquello que vaya aprendiendo. A su vez este desarrollo tiene diversos ciclos, ya que en cada etapa las conexiones neuronales se van desarrollando cada vez más y formando a su vez una capacidad superior dentro de la misma zona. Estos niveles superiores coinciden con las etapas del aprendizaje, ya que hay una relación muy clara entre éstas y el desarrollo del cerebro.
 

El cerebro es nuestra máquina de aprender.
Los niños durante el aprendizaje ponen en juego diversos procesos psicológicos y el objetivo de la Neuropsicología consiste en reconocer cuáles de ellos se encuentran preservados, iguales o alterados para así poner en funcionamiento aquellas estrategias con las que se abordarán los procesos disfuncionales y se logrará la recuperación del niño. Se buscará reorganizar las zonas cerebrales responsables de ese mal funcionamiento y a su vez se trabajará con los niños desde aquellos procesos que no se encuentran alterados y a partir de los cuales pueden aprender, mientras recuperamos los disfuncionales.
 

 

Consultar
Imprimir
Susana De León - Neuropsicología cognitiva
LA DÉCADA DEL CEREBRO: NEUROPSICOLOGÍA COGNITIVA

EN PAÍSES DESARROLLADOS LOS ÚLTIMOS DIEZ AÑOS FUERON CONSIDERADOS LA “DÉCADA DEL CEREBRO”, QUE SE ESTÁ HABLANDO DE QUE ES SÓLO EL COMIENZO DE LO QUE SERÁ EL “SIGLO DEL CEREBRO”.
LA DÉCADA DEL CEREBRO: NEUROPSICOLOGÍA COGNITIVA
Esta década toma este nombre porque han sido tantos los descubrimientos y avances que se dieron en las neurociencias, que ha superado enormemente a todos los de años anteriores.

La gran dimensión que ha tomado esta década se debe sobre todo a la evolución de la tecnología, ya que con la aparición de nuevas tecnologías de última generación es posible escanear el cerebro viviente, lo que nos permite observar en una pantalla todo lo que ocurre con él. Podemos ver cuáles son las zonas que se activan cuando un niño o adolescente está leyendo o realizando un cálculo aritmético y es a partir de esto como se ha descubierto una relación entre la conducta y las zonas cerebrales. Esta relación cerebro-conducta, es la que llevada al campo de la educación nos sirve de base y marco conceptual para poder conocer a través de las distintas conductas que se ponen de manifiesto, cuáles son las zonas funcionales que se están activando o no y así poder dar cuenta de los procesos que se encuentran alterados y que no pueden desarrollarse normalmente para poder realizar las conductas para las que están preparados.
 
 

Cuando hablamos de Neuropsicología nos estamos refiriendo a dos ciencias fuertes, por un lado la Neurología, que es la ciencia que estudia el funcionamiento cerebral en líneas generales y por otro lado la Psicología, que se dedica al estudio de las conductas. En este caso nos centramos particularmente en la Psicología cognitiva, es decir, aquella que se dedica al estudio de la relación entre el cerebro y las conductas cognitivas que están determinadas por procesos psicológicos superiores y que se relacionan directamente con el aprendizaje, tales como la percepción, atención, memoria, lenguaje, pensamiento, lectura, escritura, comprensión y concentración.

En los últimos años se ha descubierto que la plasticidad del cerebro es mucho mayor de lo que se creía. Si bien la capacidad de modificación del cerebro respecto a la creación de un mayor número de conexiones o al crecimiento de las dendritas es posible durante toda su vida a través de la estimulación del medio y fundamentalmente del aprendizaje, hay una etapa crucial de superproducción neuronal que se da durante la infancia. Los niños aprenden a hablar, leer, escribir, jugar y compartir; pero este desarrollo no es uniforme, es decir, igual en todos los niños, ya que incluso cuando éstos son gemelos cada uno va a desarrollar su cerebro de acuerdo a la estimulación que reciba y a aquello que vaya aprendiendo. A su vez este desarrollo tiene diversos ciclos, ya que en cada etapa las conexiones neuronales se van desarrollando cada vez más y formando a su vez una capacidad superior dentro de la misma zona. Estos niveles superiores coinciden con las etapas del aprendizaje, ya que hay una relación muy clara entre éstas y el desarrollo del cerebro.
 

El cerebro es nuestra máquina de aprender.
Los niños durante el aprendizaje ponen en juego diversos procesos psicológicos y el objetivo de la Neuropsicología consiste en reconocer cuáles de ellos se encuentran preservados, iguales o alterados para así poner en funcionamiento aquellas estrategias con las que se abordarán los procesos disfuncionales y se logrará la recuperación del niño. Se buscará reorganizar las zonas cerebrales responsables de ese mal funcionamiento y a su vez se trabajará con los niños desde aquellos procesos que no se encuentran alterados y a partir de los cuales pueden aprender, mientras recuperamos los disfuncionales.