- DÉFICIT ATENCIONAL – HIPERACTIVIDAD -

CARACTERÍSTICAS, DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

DÉFICIT ATENCIONAL – HIPERACTIVIDAD

 El déficit atencional con o sin hiperactividad (ADD o ADDH) es un trastorno del desarrollo generalmente crónico, que está asociado al trastorno de aprendizaje, por lo tanto el niño con estas características va a tener pautas evolutivas distintas de aquel que no lo padezca, ya que hay zonas en el cerebro que son disfuncionales desde su nacimiento y que no se van a desarrollar en el mismo nivel que en los niños que no presentan déficit. Hay un desfasaje entre la capacidad intelectual y el rendimiento o desempeño académico del niño, que es generalmente pobre. 


No se considera déficit de atención cuando hay retraso mental, déficit sensorial (visual o auditivo), problemas emocionales profundos, medios carenciales severos o falta de asistencia escolar. Las causas externas pueden potenciar la inatención o hiperactividad de los niños con este trastorno, pero no ser la causa en sí. Según las últimas investigaciones, la inatención es hereditaria en un altísimo porcentaje de los casos y aparece en el genotipo. La hiperactividad aparece en el fenotipo, más la modificación ambiental.

 

Esta patología está compuesta por una tríada diagnóstica:

- INATENCIÓN: El proceso que más les cuesta a los niños con ADD es la concentración (sostener la atención), ya que no la pueden controlar y por lo tanto se les hace imposible mantener una performance de trabajo a lo largo del tiempo. Tampoco pueden inhibir los estímulos innecesarios, ya que para ellos son igualmente importantes.

- HIPERACTIVIDAD: El ADD puede presentarse con o sin ella. Los niños que la presentan realizan demasiados movimientos que no tienen un objetivo o finalidad. Son llamados movimientos ociosos. También puede haber excesiva verbalización e hiperactividad de pensamiento.

- IMPULSIVIDAD: La misma puede observarse también en la dificultad para controlar. Los niños con este trastorno generalmente responden antes de que se les termine de formular la pregunta, sin reflexión previa.

 

Cuando alguna de las características mencionadas anteriormente se observan en por lo menos dos lugares, ya sea en la casa, la escuela o en cualquier otro ámbito familiar del niño, persistiendo por lo menos durante un período de 6 meses, recién entonces podremos pensar que estamos frente a un elemento de la tríada diagnóstica. 

Actualmente estamos en condiciones de realizar diagnósticos neuropsicológicos sumamente precisos, utilizando una batería ecléctica que mide el sistema atencional y cada una de las funciones cognitivas que participan del proceso del aprendizaje. Los resultados se traducen en rangos de severidad que oscilan entre el 0 y el 4, siendo éste último el de mayor severidad.

Estos niños tienen un nivel intelectual normal-superior y por supuesto la necesidad de tratamiento especializado, para trabajar con la modificación y reorganización de las funciones cognitivas.

 

Consultar
Imprimir
Susana De León - Neuropsicología cognitiva
DÉFICIT ATENCIONAL – HIPERACTIVIDAD

CARACTERÍSTICAS, DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO
DÉFICIT ATENCIONAL – HIPERACTIVIDAD

 El déficit atencional con o sin hiperactividad (ADD o ADDH) es un trastorno del desarrollo generalmente crónico, que está asociado al trastorno de aprendizaje, por lo tanto el niño con estas características va a tener pautas evolutivas distintas de aquel que no lo padezca, ya que hay zonas en el cerebro que son disfuncionales desde su nacimiento y que no se van a desarrollar en el mismo nivel que en los niños que no presentan déficit. Hay un desfasaje entre la capacidad intelectual y el rendimiento o desempeño académico del niño, que es generalmente pobre. 


No se considera déficit de atención cuando hay retraso mental, déficit sensorial (visual o auditivo), problemas emocionales profundos, medios carenciales severos o falta de asistencia escolar. Las causas externas pueden potenciar la inatención o hiperactividad de los niños con este trastorno, pero no ser la causa en sí. Según las últimas investigaciones, la inatención es hereditaria en un altísimo porcentaje de los casos y aparece en el genotipo. La hiperactividad aparece en el fenotipo, más la modificación ambiental.

 

Esta patología está compuesta por una tríada diagnóstica:

- INATENCIÓN: El proceso que más les cuesta a los niños con ADD es la concentración (sostener la atención), ya que no la pueden controlar y por lo tanto se les hace imposible mantener una performance de trabajo a lo largo del tiempo. Tampoco pueden inhibir los estímulos innecesarios, ya que para ellos son igualmente importantes.

- HIPERACTIVIDAD: El ADD puede presentarse con o sin ella. Los niños que la presentan realizan demasiados movimientos que no tienen un objetivo o finalidad. Son llamados movimientos ociosos. También puede haber excesiva verbalización e hiperactividad de pensamiento.

- IMPULSIVIDAD: La misma puede observarse también en la dificultad para controlar. Los niños con este trastorno generalmente responden antes de que se les termine de formular la pregunta, sin reflexión previa.

 

Cuando alguna de las características mencionadas anteriormente se observan en por lo menos dos lugares, ya sea en la casa, la escuela o en cualquier otro ámbito familiar del niño, persistiendo por lo menos durante un período de 6 meses, recién entonces podremos pensar que estamos frente a un elemento de la tríada diagnóstica. 

Actualmente estamos en condiciones de realizar diagnósticos neuropsicológicos sumamente precisos, utilizando una batería ecléctica que mide el sistema atencional y cada una de las funciones cognitivas que participan del proceso del aprendizaje. Los resultados se traducen en rangos de severidad que oscilan entre el 0 y el 4, siendo éste último el de mayor severidad.

Estos niños tienen un nivel intelectual normal-superior y por supuesto la necesidad de tratamiento especializado, para trabajar con la modificación y reorganización de las funciones cognitivas.